16.2.05

La espuma de los días

La espuma de los días era un antiguo programa de Radio Hospitalet cuyo locutor era Jaume Balagueró, actual director de cine de terror, autor del alucinado y bestial corto Alicia (1994), de las magníficas Los Sin Nombre (1999) y Darkness (2002), y de la verdaderamente terrorífica OT, la película (2002) :) (¡Ojo! No vayáis a ver esta última ni por error ni por curiosidad: es un documental sobre Operación Triunfo que Balagueró hizo nada más que “pa sacarse unas perrillas”. Olvidable.)

El caso es que el programa La espuma de los días tomaba su título de la novela escrita en 1947 por Boris Vian, el sin par novelista, autor dramático, inventor, poeta, músico, traductor, comediante y muchas cosas más. El libro relata una historia dramática (si bien al principio puede no parecerlo) ambientada en un universo surrealista personalísimo. Esta novela (editada por Alianza Editorial) está plagada de descripciones absurdas e hilarantes, algunas de las cuales me gustaría citar aquí.

-Página 40 (sucede en una fiesta):
“-Alice –gimió Colin enlazándola y rozando su mejilla contra sus cabellos.
-¿Qué te pasa, mi buen Colin?
-¡Calla, calla!… y ¡mierda!... ¡Diablos coronados! ¿Ves a aquella chica?...
-¿Chloé?...
-¿La conoces?... –dijo Colin-. Le he dicho una idiotez, por eso es por lo que me marcho.
No añadió que por dentro del pecho le sonaba una especie de música militar alemana, en la que no se oye más que el bombo.”

-Página 44:
“Quedaron callados algunos instantes. Una jarra aprovechó la ocasión para emitir un sonido cristalino que reverberó en las paredes.”

-Página 79:
“Algunos bichos zumbaban al sol, entregándose a tareas indefinidas, algunas de ellas consistentes en girar rápidamente sobre sí mismos.”

[+...]
-Página 83/84:
“En la gran sala de la planta baja, de techo mitad claraboyas, mitad frescos al agua pesada, muy apropiados para despertar dudas en el espíritu de los asistentes sobre el interés de una existencia poblada de formas femeninas tan poco incitantes, no cabía ya un alfiler, y a los que llegaban tarde no les quedaba otro recurso que quedarse en el fondo apoyándose en un pie, utilizando el otro para disuadir de acercarse demasiado a los vecinos más próximos.”

-Página 181:
“A Colin le dolía el pie derecho. La cueva, construida de dura piedra artificial, tenía un suelo rugoso y desigual. Al pasar la octava línea blanca forzó un poco la marcha para llegar a la trigésima columna a su debido tiempo. Se puso a cantar en voz alta para acompañar la marcha y de repente se detuvo porque los ecos le devolvían palabras destrozadas y amenazadoras que cantaban una melodía diametralmente opuesta a la suya.”


:) Ahí keda eso.

Comentarios: 1

Anonymous THIBOR:

Hoy me e sentido ingrávido, me e echo preguntas estupidas ¿de donde se cuelgan las cortinas de humo? ¿Cómo podría escapar de mi piel?, no siempre tienes la respuesta, casi nunca consigues el abrazo que te cura, hoy e sido el sabio que no se entera de nada, el simple que lo tiene todo claro, el hombre (por que soy un hombre) de mirada infantil, ojala nunca la pierda, la luna me a seguido con su gran ojo y me miraba con cara de asco, buscare la suerte, le pediré a la vida todas las deudas, le escupiré al destino y como siempre devolverá el húmedo presente, buscarme cerca, por que mis sueños (si algún día los tuve o merecí) se marcharon muy lejos

2/27/2005 06:47:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home