21.3.05

Calamaro, Calamaro...

Andrés Calamaro es un tío raro. Tras haber estado en bandas capitales como Los Abuelos de la Nada (donde era teclista) o Los Rodríguez, su producción discográfica ha ido casi siempre de rareza en rareza. En 1999 saca una inesperada joya doble, el asombroso Honestidad Brutal, insuperada obra del autor que consigue gran éxito de público y críticas a pesar de su crudeza formal. Embarcado en su particular viaje a ninguna parte, crecido e intoxicado como nunca, sólo un año después edita el excesivo El Salmón, disco quintuple del que el oyente no sale indemne: es un artefacto inabarcable, hostil y turbio, lleno de caprichos, de experimentaciones y de algunas gemas escondidas. En el pasado 2004, Calamaro edita El Cantante, otra rareza inesperada y atípica: esta vez en formato simple (sólo un cd), pero plagado de versiones de tangos y boleros, con sólo tres canciones propias (las mejores del disco), y tocado con músicos de flamenco. Y así están las cosas: en estos últimos años Calamaro se aparta del rock y de las giras. Declara, además haber dejado las drogas.



El caso es que Calamaro es ahora noticia por partida doble: el 12 de febrero volvió a los escenarios con un concierto en el Festival Cosquín Siempre Rock de Córdoba (Argentina). Para los interesados: la actuación íntegra está colgada en la red, en camisetasparatodos.com. Por otro lado, el próximo 18 de abril el cantante se enfrenta a una acusación por hacer apología del cannabis. En noviembre de 1994, en un concierto con Los Rodríguez en La Plata, dijo: “Me estoy sintiendo tan a gusto que me fumaría un porrito. No me digan que en cien mil personas no hay ningún habilitado.” Por esas palabras la acusación pide para él entre dos y seis años de prisión. El caso ya había sido sobreseído, archivado, y ahora de nuevo ha sido recurrido. A ver en que termina la cosa. En el citado concierto de este reciente 12 de febrero, Calamaro se refiere al tema con humor, de esta manera: “Soy de pocas palabras, pero pueden fumarse lo que quieran, por supuesto.”

Comentarios: 3

Anonymous Pablo:

Pues si que está mal la legislación en todos lados, tendrían que legalizar y ni siquiera dejan hablar.

3/22/2005 05:07:00 p. m.  
Anonymous Anónimo:

¿Fumaré cannabis legal antes de morir...?

3/23/2005 03:54:00 p. m.  
Blogger Toussant, El Exiguamente Impertinente:

Calamaro es un idolo del rock en español. Se parece demasiado a Bob Dylan (de quien tanto él como yo somos fervientes devotos) pero con unos cuantos grados de libertad musical más que Bob. Prueba de ello es que le quede tan bien un tango tan viejo como sus padres (Malena, o Por Una Cabeza) y un suave y melodico rock como Flaca. Sin embargo le considero también un letrista dotado, casi al nivel de Dylan, aunque si Bob fue un beatnick Calamaro sería no sé , pero un gran escritor, sin duda.

2/26/2006 03:03:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home