28.12.06

Azul casi transparente: el color del caos

Hace días terminé de leer Azul casi transparente, la primera novela de Ryu Murakami, el autor de obras como Sopa de miso, o Audition, en la que se basaría Takashi Miike para su impactante creación del mismo título. (No se ha de confundir a Ryu Murakami con otro autor japonés con el que comparte apellido: Haruki Murakami.)

Azul casi transparente es un libro que comienza en medio de un caos de drogas duras, sexo duro, sordidez y descontrol.

(Fragmentos que lo demuestran...)


-Pag. 9: “Lilly se incorporó hacia la mesilla de noche, cogió un ejemplar de La Cartuja de Parma y empezó a leer. Echaba humo en la página abierta, parecía ir a la caza de palabras con una pacífica expresión impasible.
-Desde luego, tú lees en los momentos más extraños, Lilly, qué tía –dije, recogiendo la jeringa que se había caído del tocador, rodando por el suelo. Ella dijo:
-Sí, es cojonudo –con una voz que se resistía a abandonar su pastoso abrazo con la lengua.
Había sangre en la punta de la jeringa. Cuando entré en la cocina para lavarla, la cucaracha estaba todavía atareada con los platos del fregadero.”

-Pag. 39: “En el centro de la habitación de Oscar, un puñado de hashish ardía en un quemador de incienso, y quisieras o no, el humo que se desprendía entraba en tus pulmones al respirar. En menos de treinta segundos, yo estaba completamente pasado. Sentía como si mis entrañas quisieran salirse por cada poro, y el sudor y la respiración de los otros fueran entrándome dentro.
La mitad inferior de mi cuerpo, en especial, la sentía pesada y torpe, como sumergida en un espeso fango, y mi boca sentía deseos cosquilleantes de tener la polla de alguien metida en ella y chupar todo el esperma. Mientras comíamos la fruta apilada en fuentes y bebíamos vino, la habitación entera sucumbía violada por el calor. Tenía ganas de que me despojaran de mi piel, como una fruta. Quería empaparme de la carne aceitosa y brillante de los negros y clavarlos dentro de mí.”




Esas vidas descontroladas que se nos describen en la primera mitad de la novela (y que supondrán un barrera comprensiblemente infranqueable para muchos lectores sensibles), dan paso posteriormente a una segunda parte en la que el protagonista comienza a hacer reflexiones cada vez más profundas sobre su ser, y sus experiencias (siempre al filo de la locura) nos sirven de catapulta hacia un desenlace memorable y genialmente revelador.

(Más citas...)

-Pags. 66 y 67: “…está esta cosa como un palacio en mi cabeza, con montones de gente juntándose y haciendo toda clase de cosas.
Entonces es realmente divertido acabar este palacio y mirar en su interior, igual que mirar la tierra desde las nubes, porque allí está todo, todas las cosas del mundo. Todo tipo de personas hablando diferentes lenguas, y los pilares del palacio están hechos con estilos muy diferentes, y comida de todas las partes del mundo se amontona en las mesas.
Es mucho más grande y más detallado que una película. Hay todo tipo de personas, realmente todo tipo de personas. Ciegos y mendigos y cojos y payasos y enanos, generales con galones dorados y soldados cubiertos de sangre, caníbales y negros pintarrajeados y prima donnas y toreros y atletas musculosos, y nómadas rezando en el desierto, allí están todos allí con algo que hacer. Y yo los observo.
El palacio está siempre junto al mar y es hermoso, es mi palacio.
Es como si tuviera mi propio parque de atracciones y pudiera ir al país de nunca-jamás cuando quisiera. Sólo aprieto un botón y todo se pone en movimiento.”

-Pag. 79: “Por un instante, a la luz azul pálido del relámpago todo se hizo transparente. El cuerpo de Lilly y mis brazos y la base y las montañas y el cielo nublado, todo transparente. Y entonces descubrí una línea curva atravesando la transparencia. Tenía una forma que nunca antes había visto, una blancura que se curva trazando arcos espléndidos.”

Comentarios: 5

Blogger J.Álvarez:

Curiosamente en estos días estoy leyendo al otro Murakami: a Haruki. Voy por la página 350 aproximadamente de KAFKA EN LA ORILLA, la novela recién estrenada del autor de Tokio Blues (Norwegian Wood). Pero el caso de Ryu Murakami es bastante diferente... se harán una idea quienes hayan visto AUDITION, de Miike, aunque he de decir que en AUDITION "sólo" es violencia, mientras q akí t ametralla con escenas de sexo indiscriminado, de chutes de heroína y otras drogas, etc... no recomiendo AZUL CASI TRANSPARENTE a cualquiera, desde luego (y debería decir A CASI NADIE,jeeeje...)

12/28/2006 04:06:00 a. m.  
Anonymous Elektra:

Oooohhh! Que bien pinta! :D

12/29/2006 11:48:00 p. m.  
Anonymous Elektra:

Perdón. Dejé mal mi link la otra vez... :p

12/30/2006 09:45:00 p. m.  
Anonymous kasandra:

Nunca había oido mencionar a este autor... me pasaré por esas citas y fragmentos...

un saludo :)

1/30/2007 06:14:00 p. m.  
Anonymous kasandra:

A mí lo que he podido leer me encantó. Será que no tengo ninguna sensibilidad.

bss

1/30/2007 06:18:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home